Ajustar el disparador del Revólver

Reparación, restauración y fabricación artesanal...
Avatar de Usuario
Kernelsuse
Guardián del foro
Guardián del foro
Mensajes: 147
Registrado: 04 Mar 2019 00:16

Ajustar el disparador del Revólver

Mensaje por Kernelsuse » 30 Mar 2019 15:40

COMO AJUSTAR EL DISPARADOR DEL REVOLVER

Para conseguir que el revólver tenga menos presión a la hora de efectuar el disparo lo mejor es ajustarlo como os explico a continuación:

En primer lugar, desmontamos el revólver, hasta quedarnos con el martillo fuera. Después lavaremos bien el martillo con lavavajillas y agua caliente, con el objetivo de eliminar toda suciedad, grasa, aceite, etc.

A continuación, lo secaremos bien con un trapo y secador o compresor de aire. Hay que fijarse en los escalones que tiene el martillo en la parte que ataca el fiador del disparador, pues el primer escalón más hondo, es el enganche de la primera posición del martillo, y el segundo, menos profundo, la posición de armado del martillo. Es en este segundo escalón donde deberemos trabajar, con el objetivo de añadir material para hacer el escalón más bajo, y de esta manera el martillo escapará antes y con menos esfuerzo al fiador del disparador.
Para elli, usaremos una chapita fina de aluminio, por ejemplo la de la anilla de una lata de refresco, que una vez cortada a la medida insertaremos a pie del segundo escalón.

Una vez cortada la chapita fina y al ancho mas o menos del martillo, le daremos la curvatura que tiene este, para que se agarre lo mejor posible, y sobresalga lo justo para facilitar el limado. Después procederemos a pegarla en la base del escalón pequeño, usando Araldit, que nos asegurará un buen agarre y durabilidad.

Una vez haya fraguado el producto, respetando los márgenes de tiempo que nos indica el fabricante, procederemos a limar con mucho cuidado la chapita y el exceso de Araldit, sin tocar el metal del propio martillo.

Lo que interesa es seguir la curva que lleva el propio martillo en la zona donde el fiador se fija en posición de armado del martillo. Como esto también es cosa de gustos y a todos no nos gusta la misma sensibilidad, procuraremos dejar la chapita pegada casi a ras del rellano del escalón, para después poder limarla hasta conseguir la sensibilidad deseada. Esta operación es un poco engorrosa, pues tendremos que ir montando y desmontando el mecanismo para ir probando el disparador, pero tendrá que ser una labor con paciencia y tranquilidad, ya que si nos pasamos de lima tendremos que acabar de limar la chapita y pegar otra de nuevo. Eso si, si tenemos cuidado de no tocar el metal del martillo, es una operación reversible, pues simplemente calentando la chapita y el Araldit lo quitaremos con facilidad.

Lo importante es no limar nunca ninguna pieza del mecanismo, pues si no sabemos bien lo que estamos haciendo, vamos a tener que cambiar la pieza y seguramente llevarle el arma al armero para que la ajuste.
Este sistema es válido también para los Rémington, pues ya lo hice yo con los míos, y las diferencias y los resultados son notables.
Responder